Skip Navigation

¿Cuánto sabe de la Iglesia Metodista Unida?

 


Supongamos que alguien le hace esta pregunta a un miembro de su congregación: ¿Qué es la Iglesia Metodista Unida? ¿Cómo respondería?

Por lo general, no pensamos en lo que la gente de la congregación podría estar diciéndole a la gente sobre la iglesia, pero tengamos en cuenta que cualquier cosa que digan tendrá efectos que podrías ser malos o buenos.

Para quienes quieran saber más de la Iglesia Metodista Unida, el mejor lugar para encontrar información básica es ingresando a las páginas web de la IMU: www.umc.org o en el libro de la Disciplina.

Aquí queremos proveer algunas respuestas que uno podría compartir con los miembros de la iglesia, para ayudarlos a responder a las preguntas más comunes que hace la gente.

¿Qué es un metodista unido?
Un metodista unido es un creyente que es parte de una denominación o estructura global que se llama Iglesia Metodista Unida. El tipo de estructura organizacional que tiene esta iglesia se llama "sistema conexional" o la "conexión", lo que hace énfasis en que todos estamos conectados. Cuando alguien participa en una congregación metodista unida, uno participa o se conecta con todo lo que la iglesia hace a nivel local a través del mundo para producir cambios para el bien de todos.

¿Qué hacen en sus servicios religiosos?
Los metodistas unidos tienen una variedad de estilos de adoración que van de los servicios tradicionales a los contemporáneos, y otros. Por lo general, se incluye la lectura de la Biblia, la predicación, el canto y, a menudo, la Santa Comunión o Cena del Señor. Todos están invitados a tomar la Comunión, que no es exclusiva para los miembros de la iglesia.

¿Qué creen los metodistas unidos?
Con otros cristianos, comparten la fe en la Trinidad (Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo) y el nacimiento, muerte y resurrección de Cristo. También creen que es necesario concretizar la fe en la comunidad: las acciones hablan más fuerte que las palabras. Los metodistas unidos tienen tres reglas simples: "No hagas daño; haz el bien; mantente amando a Dios".

¿Tienen los metodistas unidos un Papa?
Los metodistas unidos no tienen un Papa, ni un arzobispo u oficina central. La Iglesia Metodista Unida tiene una forma de gobierno que es similar a la del gobierno de los Estados Unidos. La rama legislativa está representada en la Conferencia General. El Concilio de Obispos es la rama ejecutiva. Por último, el Concilio Judicial representa a la Corte Suprema o rama judicial.

¿Tienen obra misionera?
Los metodistas unidos sirven en todo el mundo, mostrando el amor de Cristo en forma tangible y práctica. Algunos ejemplos son el trabajo para lograr sistemas de agua potable, atención médica, micro-préstamos para negocios, trabajo de abogacía, la lucha contra la malaria. Los metodistas unidos tienen muchas formas de vivir su fe en la comunidad y están activos en las misiones locales y a través del mundo.

¿Qué hace la iglesia con las donaciones y ofrendas que recibe?
Cuando alguien ofrenda en una iglesia local, apoya ministerios en todo el mundo. Mientras que la mayor parte de las donaciones sirven el ministerio local de la iglesia, una parte de las ofrendas se destinan a ministerios en todo el mundo.

Usted también podría crear sus propias preguntas y respuestas para que se acomoden a su congregación, estilo y comunidad. También debe preparar a sus miembros para que aprendan cómo usar esta herramienta.

Centrándose en la juventud
Es importante entrenar a los jóvenes a fin de pasar la información de generación en generación. Provea a los jóvenes con cámaras de video y desafíelos a que hagan videos que expliquen los diversos aspectos de la iglesia. Déjelos que usen canciones, bailes, atuendos y otros medios para sus videos. Deje que sean creativos pero supervise el proceso para asegurar un producto que la iglesia pueda usar. Si logra obtener una colección de videos cortos, muéstrelos a la congregación durante el servicio dominical. Cree una biblioteca de video por internet en su página web. Publique sus videos en YouTube para promover su iglesia.

Trabajando con los niños
Con los niños se pueden usar personas vestidas como John Wesley o Francis Asbury, para contarles sobre los comienzos de la Iglesia Metodista Unida. A los niños les encanta aprender viendo a personas actuando en una historia.

Usando Twitter
Ofrezca lecciones cortas vía Twitter para quienes se interesen. Envíe tweets con información corta y simple. Ejemplos: "La IMU cree: 'No hagas daño; haz el bien; mantente amando a Dios'". "La IMU cree: 'Somos responsable de cuidar la creación de Dios'". "Todos son bienvenidos a la Cena del Señor".

Invente un juego
Invente un juego o competencia sobre conocimiento de la iglesia. Póngale un nombre atrayente y ofrezca algunos premios. Sirva refrescos y comida, para que el ambiente sea agradable.

Ofrezca un centro de información
El curso UM101 es una clase gratuita que permite que la gente aprenda sobre el metodismo unido. En la biblioteca de la iglesia o en otro lugar cree un centro de información con varias computadoras que la gente pueda usar para tomar el curso. Ofrezca folletos, libros, revistas y otros materiales para varias edades, con información sobre la iglesia. Coloque un diario mural con información. Cree una presentación de PowerPoint que los miembros puedan descargar desde la página web de la iglesia para usarla para aprender o enseñar a otros.

Cree una guía sobre las raíces de la fe de la iglesia
Usando la sección Christian Roots, cree una guía para las raíces de la fe. Esto podría ser un tríptico o folleto. Distribuya este material para que los miembros lo estudien y lo usen para informar a los que preguntan sobre la iglesia. También podría publicar la guía como una herramienta que se pueda imprimir (PDF) desde la página web de la iglesia.

Ayudar a que la gente de la iglesia conozca su Iglesia Metodista Unida, los ayudará a responder con convencimiento y honestidad a quienes hacen preguntas sobre la iglesia. Esto crea también la oportunidad de crecer en la fe.


Adaptado del Knowledge Center de www.umcom.org


el Intérprete, marzo-abril, 2011