Skip Navigation

¡Poniendo en práctica la conexión metodista unida!

 

Por José Manuel González


En teoría, todos los metodistas unidos sabemos que somos una iglesia conexional. En la práctica, muchos no sabemos cómo poner la teoría en acción a nivel local.

Recientemente, dos comunidades demostraron cómo funciona la conexión metodista unida a nivel congregacional. Lo maravilloso es que ambas comunidades de fe pertenecen a dos conferencias anuales distintas, hablan dos idiomas diferentes, tienen trasfondos culturales diversos, tienen una gran diversidad de edades. Sin embargo, saben lo que es ser una sola iglesia conexional. Saben poner en práctica el amor al Señor Jesús, demostrando trabajo misional a nivel local, a través de acciones.


Rdo. José Manuel González

La iglesia Metodista Unida Spring Creek (Fair Oaks Ranch) pertenece a la Conferencia Anual de Texas Suroeste. Su espíritu misional la llevó a trabajar con la Iglesia Metodista Unida Palo Alto (San Antonio), de la Conferencia Anual de Río Grande. De esta forma, demuestran que se puede hacer trabajo misionero en nuestro propio patio, sin abandonar la tarea misional a nivel mundial. Estas congregaciones manifestaron a todo el mundo que se puede ser testigos de Jesucristo en Fair Oaks Ranch, en San Antonio, en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra, como nos ordenó nuestro común Salvador en Hechos 1:8.

Jóvenes y adultos de la IMU Spring Creek se unieron a la IMU Palo Alto para trabajar en jardinería y limpieza de primavera, y otros proyectos de mantenimiento del edificio. Al fin de ese día de trabajo, compartieron una cena preparada en Palo Alto. Después de la cena, se celebró un servicio bilingüe de adoración al Trino Dios, en el cual participaron jóvenes y adultos de ambas congregaciones.

El encuentro conexional en San Antonio produjo el deseo de trabajar mancomunadamente como una sola iglesia en otros lugares de misión, poniendo en acción nuestra conexión metodista unida.

Damos gracias a los líderes jóvenes y adultos de ambas congregaciones que encontraron un denominador común en el amor por la obra de Jesucristo. La moraleja es que se puede dar y recibir. Se puede poner en práctica el versículo bíblico de que cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre. Esto se puede hacer de una forma donde la conexión metodista unida se vea funcionar "dando y recibiendo". Porque si primero se tiene dispuesta la voluntad, el trabajo se acepta según lo que uno tenga, no según lo que no tenga. También se nos recuerda que "uno es más feliz cuando da que cuando recibe", que es mejor servir que ser servido.

Damos gracias a los metodistas unidos de Spring Creek y Palo Alto por asentar entre nosotros las Escrituras, la Razón, la Tradición y la Experiencia, que son las columnas fundamentales de nuestra conexión metodista unida.



--José Manuel González, IMU Palo Alto, San Antonio TX.
Tomado del Rio Grande Record, vol. 157, No. 52, del 29 de abril, 2011.


el Intérprete, julio-agosto, 2011