Skip Navigation

Hermandad de gracia y comunidad de apoyo

 

Por Marisa Villarreal


"El Señor ha emitido la palabra, y millares de mensajeras la proclaman" (Salmo 68:11, NVI).

Para las Mujeres Metodistas Unidas, la proclama de las buenas nuevas es una obra constante. Este anuncio toma formas distintas de acuerdo a las necesidades alrededor del mundo. Cada miembro de la organización reconoce que la totalidad programática refleja un legado y dinámica histórica, así como la responsabilidad social para un futuro justo a través de crecimiento espiritual, educación misional, compromiso social y capacitación de líderes, con el propósito de realizar un ministerio más efectivo con las mujeres, la niñez y la juventud alrededor del mundo.

Las mujeres que forman la membrecía de Mujeres Metodistas Unidas, o sus organizaciones antecesoras, reconocen y aceptan la responsabilidad de anunciar las buenas nuevas de amor y justicia. Por más de 140 años, las mujeres han tomado pasos decisivos para aliviar la opresión y el sufrimiento. Al mismo tiempo, han luchado para erradicar los sistemas que contribuyen al tratamiento injusto de la gente, sistemas que mantienen formas de vida que son contrarias a la dignidad humana y la creación divina.

En 1869, seis mujeres se reunieron en Boston, Massachusetts, para discutir posible formas de acción que mejoraran las situaciones de salud y educación para las mujeres en India. Dichas conversaciones tienen repercusiones hoy. Durante el mes de noviembre de 2011, el Colegio Isabella Thoburn en Lucknow, India, celebró 125 años de existencia como institución de educación para mujeres en Asia. Esta institución empezó humildemente como una escuela para niñas. Al llegar a India, la Señorita Isabella Thoburn, una de las dos mujeres elegidas por las mujeres reunidas en Boston, inició el trabajo de educación con una niña. El esfuerzo y dedicación ha experimentado varias transformaciones:

  • De seis mujeres reunidas en Boston, a más de 800,000 mujeres reuniéndose a través de todo el país.
  • De una persona enseñando a una niña, a una Institución de Educación Avanzada reconocida a través de Asia.
  • De planear cómo mejorar las vidas de la mujeres en India, a contribuir a su bienestar y mejoramiento a través de casi 100 Instituciones de Misión en nuestro país.
  • De considerar las posibilidades de misión en un país, al trabajo misionero alrededor del mundo.

El anuncio de las buenas nuevas emerge de cada una de las mujeres que apoyan el propósito de la organización, el cual establece:

La organización de Mujeres Metodistas Unidas es una comunidad de mujeres cuyo PROPÓSITO es conocer a Dios y experimentar libertad en la totalidad de sus vidas mediante Jesucristo; desarrollar un compañerismo creativo y de apoyo, y ampliar los conceptos de misión mediante la participación en los ministerios globales de la iglesia.

Conscientes de las necesidades a nuestro derredor, manteniendo en nuestras mentes y corazones el consejo bíblico de 2 Timoteo 1:6 "Te aconsejo que avives el fuego de don de Dios que está en ti", continuamos hacia el futuro alertas de las oportunidades y responsabilidades del discipulado cristiano.

Como organización, las Mujeres Metodistas Unidas, ofrece oportunidad de involucramiento en misión sin ignorar el crecimiento y capacitación necesarios para la efectividad de cada líder. Reconociendo que el trabajo misionero empieza con cada una de nosotras y de acuerdo a las necesidades de estos tiempos, necesitamos la intervención e involucramiento de cada mujer que reconoce el llamado de Dios a continuar anunciando las buenas nuevas al mundo.

El futuro ofrece grandes retos y responsabilidades, pero confiamos que si continuamos avivando el fuego del amor de Dios, los retos y responsabilidades se convertirán en oportunidades y bendiciones. El trabajo desarrollado por la organización ha sido bendecido por el apoyo de cada uno de sus miembros, así como de pastores y obispos; recomendando que en cada iglesia o congregación se establezca una unidad de Mujeres Metodistas Unidas. Continuemos este legado de justicia, poniendo Fe, Esperanza y Amor en Acción.


--Marisa Villarreal, trabaja en la Oficina de Mujeres Metodistas Unidas, Junta General de Ministerios Globales
 

el Intérprete, marzo-abril, 2012