Skip Navigation

Gracias Dios

Gracias, Dios, por la vida que me has dado. Gracias que me diste vida en una casa muy humilde pero rodeada de las bellezas de tu maravillosa creación. Gracias que nací en el seno de una familia muy numerosa saturada de amor; con padres sencillos, con pocos estudios humanos pero llenos de sabiduría espiritual, donde reinaba el respeto y amor por ti.