Skip Navigation

El tipo de culto que va bien con mi iglesia

 

Por Jorge Rodríguez

Cuando pienso en el tipo de servicio o culto que iría bien con mi iglesia, se me vienen a la cabeza varias ideas:

Primero, el culto debería ser atractivo, con música contemporánea que toque el corazón y la mente de la congregación. Esto supone un grupo musical perceptible y con el don para guiar a la congregación por los caminos de la adoración y la alabanza.

Segundo, me interesa que el culto tenga un orden. La adoración debe mantener, por lo menos, los siguientes elementos: Llamado a la adoración, tiempo de confesión, acción de gracias, proclamación de la Palabra y tiempo de dedicación y envío.

Tercero, es muy importante que cada una de las partes del culto esté conectada con el tema principal del servicio. Supongamos que el tema del culto es "la esperanza", entonces las lecturas bíblicas, la música, las oraciones y todo deberá apuntar a lo que queremos celebrar, resaltar y desafiar dentro de la congregación. En este caso la esperanza.

Cuarto, otro aspecto importante es que todo servicio de adoración debería ser altamente participativo. Como metodistas unidos, nos gusta resaltar que somos una iglesia de laicos. Si esto es cierto, debe de manifestarse en nuestros cultos en lo que cantamos, leemos, oramos, etc. La prioridad la debe tener el "nosotros", más que el "yo". Debemos mantener el espíritu de comunidad, que a veces se pierde cuando enfatizamos las experiencias individualistas.


Rdo. Jorge Rodríguez

Quinto, es importante considerar el lugar donde se realiza el culto. Debe ser un lugar limpio, con muy buena luz y ventilación. Un lugar de fácil acceso y sin distracciones. Debe ser un lugar acogedor que invite a la adoración y adornado con elementos típicos de nuestra cultura. Es importante regular bien el sonido. Si se utiliza la pantalla para la música, lecturas o anuncios, todo debería estar escrito con un tipo de letra de fácil lectura, y no sobrecargar la pantalla con imágenes.

Por último, me parece que, en nuestros servicios, deberíamos mantener el uso del himnario Mil Voces para Celebrar, que es un recurso valioso, con himnos, cantos, oraciones y una serie de recursos para la adoración que enfatizan el trabajo caritativo y el alivio al sufrimiento del pobre y nuestra identificación con sus luchas y con sus sueños.


--Rdo. Rodríguez, pastor de la IMU Nueva Esperanza, Grand Rapids, MI, de la Conferencia Anual Michigan Oeste. jorova59@gmail.com

el Intérprete, enero-febrero, 2012