Skip Navigation

El bautismo: comienzo de una nueva vida

 

Por Javier Escalera


Dicen que cancelar un servicio de adoración el día domingo es un pecado serio. Sin embargo, un domingo de julio, la congregación de la Iglesia Metodista Unida San Juan Fellowship, en Garland, Texas, decidió cancelar su servicio.

Normalmente efectuamos bautismos una vez por año, a menos que haya personas que pidan el bautismo de su hijo/a, entonces lo hacemos de acuerdo a la necesidad.

Se canceló el servicio por una muy buena razón. Un grupo de sesenta personas viajó al "Dinosaur Valley", como a unas dos horas de la iglesia. El grupo lo encabezaba su pastor, el Rdo. Javier Escalera, su co-pastor, Ramón Pérez y los líderes de la iglesia.

El propósito no era cazar dinosaurios, sino celebrar a la usanza de Juan el Bautista, un bautismo colectivo. Nueve personas iban a ser bautizadas. Era un grupo diverso en cuanto a edades. En esta oportunidad se bautizaron: Melissa Pérez, una joven adolescente; la joven Claudia Pérez; los jóvenes adultos José Guadalupe Silva y David Escalera. También se bautizaron cinco adultos: Alicia Bazan, Imelda Orona, Esperanza Flores, Santiaga Maldonado, y Silvia Ledezma.

En esta ocasión decidimos realizar bautismos por inmersión en el río puesto que también se nos presentaba la oportunidad de que la iglesia entera saliera fuera del edificio de la iglesia hacia la comunidad. También era una buena excusa para congregarnos en un día de campo.

No importa la forma del bautismo, lo importante es que es una celebración que incorpora a la persona bautizada como miembro de la iglesia o familia de Dios. El bautismo es el comienzo de la jornada de fe.

En el caso del bautismo de infantes, son los padres los que inician la gestión. En el caso de adolescentes o niños, se lleva a cabo una clase de confirmación donde se trata el asunto del bautismo de acuerdo a su entendimiento. También se les hace una invitación a responder al llamado de Dios. En el caso de adultos, se inicia una clase sobre el significado teológico del bautismo y se hace una invitación abierta a quienes participaron de las clases para que respondan al llamado de Dios.

Durante las clases de bautismo y/o confirmación, los candidatos reciben información sobre el significado teológico del bautismo y su significado dentro de la Iglesia Metodista Unida. Se trata de reconocer la gracia de Dios trabajando en el ser humano.

Después del bautismo tuvimos una gran celebración. Después de una suculenta comida, disfrutamos de una tarde maravillosa y fresca en las aguas del río.

La Iglesia Metodista Unida San Juan es una congregación joven, comprometida a alcanzar a los Hispano-latinos de primera y segunda generación de nuestra comunidad y a hacer discípulos de Jesucristo en el área de Dallas, Texas.


--Rdo. Javier Escalera, pastor de la Iglesia Metodista Unida San Juan, en Dallas, Texas, Escallera@sbcglobal.net
 

el Intérprete, enero-febrero, 2008