Skip Navigation

Amanda entrevista a Saúl Espino

 

Por Amanda M. Bachus


El Rdo. Saúl Espino asumió recientemente una nueva posición con la División de Ministerio Ordenado de la Junta de Educación superior y Ministerio de la Iglesia Metodista Unida.  Ahora funge como director en el área de educación y especialización teológica. 


Rdo. Saúl Espino

 

 

Amanda: ¿Saúl, cómo se siente trabajando en esta nueva posición?

Saúl: Esta labor me permite facilitar la preparación de los candidatos hispanos al ministerio ordenado. Por muchos años, estuve fuera del ámbito hispano sirviendo como capellán militar en diferentes partes del mundo pero mi sueño era regresar y trabajar con mi pueblo. Cuando terminé mi servicio en el ejército como capellán, empecé a trabajar arduamente con el pueblo hispano. Dios me ha dado muchas oportunidades para estudiar y para servir en diferentes maneras. Para mí, es un gozo ver cómo las personas progresan y se educan. A uno le pueden quitar la licencia, el trabajo, le pueden quitar todo, pero la educación nadie se la puede quitar. La esperanza para nuestro pueblo está en la educación, en un pueblo que entiende lo complejo que son los problemas de su comunidad y del país, para que junto a la iglesia produzcan transformación. Que no solamente se transforme la gente, pero también que sus corazones sean transformados por el poder de Dios para servir al prójimo.

Amanda: ¿De qué forma su división apoya con reclutamiento y educación teológica a estudiantes de minorías étnico-raciales?

Saúl: Nuestra división trabaja con los candidatos y candidatas en todas las etapas del proceso educativo hacia el ministerio ordenado. Cada año nuestra Junta, por intermedio de su programa de becas, provee un número mayor de becas a estudiantes étnicos. Además de becas, provee ayuda y dirección individual, o sea, incluye un programa mentor para apoyarlos en el transcurso de su carrera universitaria hasta el seminario.

Este trabajo también se relaciona con los objetivos y la misión de nuestra agencia, que es desarrollar una nueva generación de líderes capaces de transformar la comunidad y el mundo. Una de las cosas que la Junta ha hecho, en colaboración con el Plan Nacional, ha sido celebrar consultas a nivel jurisdiccional y a nivel nacional, para ver en qué forma nuestras instituciones educativas, tanto a nivel universitario como teológico, puedan ser más perceptivas para ver las grandes oportunidades de reclutar e incorporar estudiantes hispanos. Muchas universidades han respondido a esta iniciativa y vamos a continuar reclutando estudiantes hispano-latinos para nuestras universidades.

Amanda: ¿Existen otros programas alternativos de educación que la Junta de Educación Superior y Ministerio ofrece para estudiantes que desean seguir el ministerio en la Iglesia Metodista Unida?

Saúl: En colaboración con el Plan Nacional, hemos implementado un programa de bachillerato en teología. Hasta este momento hay como 30 estudiantes candidatos al bachillerato en teología. Muchos de ellos han cumplido los requisitos para entrar como miembros asociados en sus conferencias anuales. Este programa tiene varios componentes y se relaciona con el Curso de Estudio en español para pastores locales. Los estudiantes también tienen grados o estudios académicos a nivel universitario. Esperamos que todos los estudiantes puedan eventualmente recibir su título de bachiller en teología que facilitará más adelante su ingreso a un programa de posgrado para obtener la maestría en divinidad en un seminario en los Estados Unidos.

He visto cómo esos estudiantes se han superado y han crecido profesionalmente aplicando sus estudios en la iglesia local. Me siento muy orgulloso de estos estudiantes que a la vez son pastores locales sirviendo el pueblo de Dios. Otro de los programas que nosotros llevamos a cabo a través del Plan Nacional es el programa de capacitación a través de Módulos de enseñanza. Cada año tenemos entre 200 a 300 participantes en diferentes partes de la nación y muchos pastores y laicos se han beneficiado de los cursos.

Amanda: ¿De qué manera la Junta General de Educación Superior trabaja en colaboración con El Plan Nacional para el Ministerio Hispano-Latino?

Saúl: La Junta de Educación Superior administra los fondos que el Plan Nacional provee a través de su programa de liderazgo. El programa Pastoral Leadership Grant utiliza una porción de becas para el liderazgo, que están designadas para desarrollar programas especiales para formar líderes en la iglesia local y en la comunidad.

La academia hispana de liderazgo para jóvenes (HYLA) es uno de los programas que la Junta patrocina y ha sido de gran bendición para la juventud hispana. HYLA se lleva a cabo en sociedad con el Programa México-Americano de la Escuela de Teología Perkins, en Southern Methodist University. HYLA ha capacitado a muchos estudiantes de Middle School, High School y College. Este programa brinda esperanza y hace que los jóvenes enfoquen sus miradas más allá de los estudios de secundaria y puedan aspirar a seguir a la universidad. Estos jóvenes han estado desarrollando un currículo que los capacita para obtener destrezas de liderazgo para llegar a ser líderes efectivos, tanto en la iglesia local, como en la comunidad. Ellos son la esperanza de la iglesia en este momento.

Amanda: Los desafíos que el clero y los candidatos al ministerio enfrentan hoy en sus comunidades son muchos. ¿Cómo se deben enfrentar esos desafíos y qué piensa de cómo los estudiantes deben prepararse para servir a grupos étnicos diversos?

Saúl: Hay muchos desafíos que nuestros pastores enfrentan en sus comunidades, y eso requiere que preparemos una nueva generación de líderes que estén dispuestos a servir a la iglesia en todos los niveles. Considero que el pastor de hoy debe estar preparado para servir en una congregación diversa y multi-étnica, con gente que no es de su propia cultura. Un pastor latino debe ser competente en su comunidad y debe desarrollar programas para su comunidad, pero debe prepararse para servir de una manera global. En este momento, se preparan dentro de un ambiente diverso para servir a iglesias denominadas cross-cultural. Nuestros estudiantes de hoy vienen de grupos étnicos diversos. Tenemos hispano-latinos, chinos, africanos, asiáticos.

Amanda: ¿Qué debe hacer la IMU respecto a los cambios demográficos en el país?

Saúl: La IMU debe considerar ministerios efectivos a todos nivel. Las comunidades están cambiando. La IMU debe conseguir una manera de evangelizar al pueblo hispano-latino y a otros grupos que viven en estas comunidades multi-étnicas. Desde ya, nosotros los latinos tenemos una ventaja, venimos de diferentes culturas y estamos expuestos a la diversidad y al ámbito transcultural.

Amanda: ¿Qué deben hacer los que reciben ayuda para su carrera hacia el ministerio ordenado?

Saúl: Aquellos que se han formado y educado con la ayuda de la IMU tienen una responsabilidad moral de hacer algo por su pueblo. Si alguien nos ayudó cuando estábamos en la escuela, también debemos hacer lo mismo con otros y de ese modo contribuir con la educación de nuestro pueblo. Aunque sea ayudando a una o dos personas y de la mejor forma posible.


--Amanda M. Bachus


el Intérprete, septiembre-octubre, 2011